728x90 AdSpace

Con la tecnología de Blogger.
viernes, 13 de enero de 2017

QUO VADIS

Quo vadis es una película estadounidense de 1951 del género histórico basada en la novela del mismo título de Henryk Sienkiewicz. La película, dirigida por Mervyn LeRoy, fue candidata a ocho premios Óscar, pero no obtuvo ninguno. Peter Ustinov fue candidato al Óscar por su interpretación de Nerón.

Referencia histórica
El título, en latín, significa «¿Adónde vas?», y hace referencia a un encuentro entre san Pedro y Jesús en la vía Apia referido en los Hechos de Pedro. 

Según este libro extracanónico, cuando el apóstol estaba escapando de la persecución a que eran sometidos los cristianos de Roma por el emperador Nerón, tuvo una visión de Cristo. Pedro le preguntó: «Quo vadis, Domine» (¿Adónde vas, Señor?), a lo que Jesús contestó: «A Roma, la ciudad que tú abandonas, para hacerme crucificar de nuevo». Pedro interpretó que esto quería significar que Jesús se dirigía de regreso a Roma para ser crucificado nuevamente. En realidad, Jesús habla a través de Nazario, un niño de unos doce años, acompañante de Pedro, quien cae de rodillas al ver un extraño resplandor entre los árboles. Pedro, guiado por su propia fe, regresó a Roma donde sería martirizado. Considerándose indigno de ser crucificado como su Señor, pidió a sus verdugos, y le fue concedido, ser crucificado cabeza abajo, al pie de la Colina Vaticana, en el sitio donde se yergue hoy la Basílica de San Pedro de Roma.

Argumento
La historia de la película toma lugar en la antigua Roma desde 64 hasta 68 D.C., un periodo después del reinado ilustre y poderoso del Emperador Claudio, durante el cual el nuevo Emperador Nerón, corrupto y destructivo, asciende al poder y eventualmente amenaza con destruir el orden pacífico anterior en Roma. El tema principal de la película es el conflicto entre la Cristiandad y la corrupción del Imperio Romano, especialmente en el último período de la dinastía Julio-Claudia. Los personajes y eventos son retratados como una mezcla de figuras históricas y situaciones verdaderas, además de algunas ficcionalizadas.

La película se centra en la historia de un comandante militar Romano, Marco Vinicio (Robert Taylor), quién también es el legado de la XIV Gemina, regresando de las guerras, quién se enamora de una devota cristiana, Ligia (Deborah Kerr), y de a poco queda intrigado con su religión. Su historia de amor es contada contra el amplio trasfondo histórico de la temprana cristiandad y su persecución por parte de Nerón (Peter Ustinov). Aunque ella fue criada como Romana al ser la hija adoptiva de un general en retiro, Aulo Plaucio (Felix Aylmer), Ligia es técnicamente una rehén de Roma. Marco persuade a Nerón para que se la dé por los servicios realizados. Ligia resiente esto, pero aún se enamora de Marco.

Mientras tanto, las atrocidades de Nerón se vuelven más monstruosas y sus actos más desquiciados. Cuando él quema Roma y culpa a los cristianos, Marco va a salvar a Ligia y su familia. Nerón los captura, además de los cristianos y los condena a ser asesinados en la arena. Sin embargo, el tío de Marco, Petronio (Leo Genn), el más confiado consejero de Nerón, advierte que los cristianos se volverán mártires y, cansado de la locura de Nerón y sospechando que él también podría ser una víctima más de sus fechorías, se suicida al cortarse la vena de su muñeca, enviando a Nerón una carta de despedida en la cual finalmente comunica sus irrisorias opiniones que él jamás pudo haberle contado al emperador por temor de su propia vida. Marco es arrestado por intentar salvar a Ligia. En la prisión, Pedro (Finlay Currie), quién también fue arrestado al regresar a Roma por una señal del señor, casa a la pareja; eventualmente, es crucificado cabeza abajo como un vuelco irónico al capricho de la guardia de Nerón.

Popea (Patricia Laffan), esposa de Nerón, quién codicia por Marco, prepara una venganza diabólica por su rechazo a ella. Ligia es atada a un palo de madera en la arena. Un toro salvaje también es puesto ahí, y el guardaespaldas gigante de Ligia, Ursus (Buddy Baer) debe tratar de matarlo con sus propias manos, de otra forma Ligia será destrozada a muerte. Marco es atado en la sección de espectadores y es forzado a ver, para el horror de sus oficiales, quienes también ven el espectáculo. Cuando todo parece estar perdido, Ursus logra romper el cuello del toro. Enormemente impresionada por el coraje de Ursus, la multitud exhorta a Nerón a dejarlos con vida, algo que él no está dispuesto a hacer. Sin embargo, los otros adherentes de Nerón, Séneca (Nicholas Hannen), el arquitecto Faón (D.A. Clarke-Smith), Lucáno (Alfredo Varelli), y Terpno (Geoffrey Dunn), apoyan las demandas de la multitud al poner sus pulgares arriba. Marco logra escapar de sus cadenas, entra a la arena, libera a Ligia con la ayuda de sus tropas leales de su legión, y anuncia que el General Galba quién en ese momento marcha a Roma, busca reemplazar a Nerón.

La multitud, ahora firmemente creyendo que Nerón y no los cristianos, es responsable por el incendio de Roma, hace una revuelta. Nerón huye a su palacio, donde estrangula a Popea a muerte, culpándola por intentar poner a los cristianos como chivos expiatorios. Luego, Actea (Rosalie Crutchley), una esclava de palacio quién una vez tuvo un amor no correspondido a Nerón, aparece y ofrece ayudarlo a terminar su propia vida antes de que la multitud asalte el palacio. El cobarde Nerón no puede hacerlo sólo, así que Actea entierra la daga en su pecho, llorando por su muerte.

Marco, Ligia y Ursus ahora son libres y dejan Roma. Por el camino, el báculo de Pedro, la cual había dejado atrás cuando regresó a Roma, milagrosamente brotó flores. La luz radiante entona, "Yo soy el camino, la verdad y la vida."

Miscelánea
Entre la inicial Elizabeth Taylor y la definitiva Deborah Kerr para el papel de Ligia, se barajaron dos nombres más: Lana Turner y una desconocida actriz inglesa recomendada por Alec Guinness a LeRoy a instancias del actor Félix Aylmer que era su profesor de dicción. La chica se llamaba Audrey Hepburn y fue rechazada porque la Metro quería para el papel un nombre conocido. (Todo Cine [1])
El conocido actor Bud Spencer hace una pequeña intervención como guardia romano.
Según Dión Casio, al morir Nerón, exclamó: "Qué gran artista pierde el mundo"; de este modo, o algo por el estilo. En la película, este personaje no emitió ninguna exclamación parecida.
En la versión original de la obra de Henryk Sienkiewicz, Ligia es colocada atada al dorso del toro, y no así en la versión cinematográfica. Tal vez por el peligro que tal situación entrañaba para la actriz correspondiente.

Reparto
Robert Taylor - Marco Vinicio
Deborah Kerr - Ligia
Leo Genn - Petronio
Peter Ustinov - Nerón
Patricia Laffan - Popea
Finlay Currie - Pedro
Abraham Sofaer - Pablo
Marina Berti - Eunice
Buddy Baer - Ursus
Félix Aylmer - Plaucio
Nora Swinburne - Pomponia
Ralph Truman - Tigelino
Norman Wooland - Nerva
Peter Miles - Nazario
Geoffrey Dunn - Terpno
D.A. Clarke-Smith - Faón
Rosalie Crutchley - Actea
John Ruddock - Quilo
Arthur Walge - Crotón
Elspeth March - Míriam
Strelsa Brown - Rufia
Alfredo Varelli - Lucano
William Tubbs - Anaxandro
Pietro Tordi - Galba
Nicholas Hannen - Séneca
Sin acreditar
Elizabeth Taylor - Joven prisionera (cameo)
Adrienne Corri - Joven cristiana
Bud Spencer - Guardia
Sophia Loren - Esclava de Ligia
Romilda Villani - Esclava
Walter Pidgeon - Narrador


  • Comentario en Blogger
  • Comentario en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Item Reviewed: QUO VADIS Rating: 5 Reviewed By: Marcelo Díaz Vidal
Scroll to Top